lunes, 9 de enero de 2012

GOLPE DE TIMON: NI UN PELO DE TONTO

Profesor Carlos Alberto Abreu
MÁS DE 40 % de los fanáticos del Magallanes estima que John Carrillo debería ser el Gerente de la nave la próxima campaña, de acuerdo con un sondeo efectuado por este servidor en twitter. Como el comentarista ya pasó por ahí, y sabe lo ingrato que resulta estar al frente de un club, en varias oportunidades ha manifestado que no aceptaría el cargo.



EN EFECTO, para la campaña 91-92, la directiva decidió contratar a John Carrillo para gerenciar a la nave. Una de sus primeras medidas fue firmar un pacto con los Astros de Houston, que proveyó una buena parte de sus mejores prospectos, entre ellos Eric Anthony, Kenny Lofton, Scott Servais y los pitchers Butch Henry y Shane Reynolds.

ASIMISMO, SE obtuvo un semillero de promesas criollas de la Escuela que los Astros montaron en el estado Carabobo, bajo la batuta del scout Andrés Reiner. De allí surgirían Richard Hidalgo, Melvin Mora, Carlos “Tapón” Hernández, Raúl Chávez, Oscar Henríquez y Edgar Ramos, entre otros.

POR LO pronto, la nave tenía que defenderse con una base nativa encabezada por Edgar Naveda, William Magallanes, Oswaldo Olivares, y el bisoño Eddy Díaz, quien cubrió la ausencia de Carlos García ese año. Además, estaban los lanzadores Ramón García, Juan Francisco Castillo y  Benito Malavé, como baluartes del pitcheo venezolano.

KENNY LOFTON resultó un fiasco, y se marchó por una supuesta lesión, Javier Ortiz no pudo batear y resultó cesanteado, y el cerrador Rich Simon se marchó por problemas familiares. Aun así, los valencianos pasearon la División Oriental, bajo la dirección de Rick Sweet, con récord de 36-23 y 8 juegos de ventaja sobre su más cercano seguidor, La Guaira.

MAGALLANES PARECÍA una fija para la final, más aún después de ganar sus dos primeros encuentros del round robin de manera impresionante. Pero todo se derrumbó y el equipo jugó para 2-8 el resto de la competencia, quedando de último lugar. John Carrillo relató en una oportunidad lo que fue esa experiencia para él.

“…SEGUÍ ADELANTE con los mismos problemas de antes, pero agregados los viajes del equipo, las lesiones, los jugadores que no rendían, la búsqueda de los reemplazos en el Norte, la relación con el manager, las conversaciones casi diarias con la gente de Houston, las ansias de triunfo de la Junta Directiva, la necesidad de llevar público al estadio, las peticiones o exigencias de algunos peloteros establecidos, los descontentos debido a que no jugaban a diario, y también los que se dedicaban a ejercer una influencia negativa sobre los peloteros jóvenes”, escribió en el libro “¡Magallanes para todo el mundo!”, de Rubén Mijares y Daniel Gutiérrez.

VALE SEÑALAR que otros hombres de beisbol han pasado por la Gerencia o su equivalente sin poder coronarse, entre ellos varios de los que recibieron votos en la encuesta: Rubén Mijares, Dámaso Blanco, Ronnie Blanco, Juan Francisco Castillo, y ninguno de ellos lo hizo con tantas restricciones como las que imponen ahora. Otro de los posibles candidatos, Enrique Brito, tampoco pudo con Caribes ¿Fueron unos ineptos? No lo creo. Lo que pasa es que no es fácil manejar a Magallanes, el equipo más popular, pero quizás también el más problemático. Y si no, pregúntenselo a Carrillo, quien no tiene ni un pelo de tonto y seguramente no se va a echar ese muerto encima.


Redactado por Carlos Alberto Abreu Profesor Titular(UCV). Autor de 8 textos sobre periodismo. Columnista y escritor.Premio Nacional de Periodismo, en Docencia e Investigación.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada